Las imágenes de los sellos que aparecen en este blog están tomadas de http://colnect.com/es/stamps/countries

jueves, 21 de marzo de 2013

Las instituciones políticas de la Roma antigua


Romulus and Remus with the she-wolf
El mito de la fundación de Roma: Rómulo y Remo.
Italia, 1929

La historia de Roma se divide en tres periodos que se corresponden con distintas formas de gobierno:

La monarquía (753-509 a. C.): el poder religioso, jurídico y político lo encarna el rey, asesorado por el Senado, que estaba constituido por un consejo de Ancianos, representante de las más antiguas y ricas familias.

La república (509-27 a. C.): el gobierno está formado por los ciudadanos, representados por el Senado, a cuyo frente había dos cónsules, y por la Asamblea de Ciudadanos  (comitio).

El imperio (27 a. C.-476 d. C.): las instituciones que representan a los ciudadanos van disminuyendo su importancia y poder en favor de una nueva figura, el princeps (personal principal en los asuntos civiles) o imperator (el más alto poder militar).

Extension of the Roman Empire
El imperio romano.
Italia, 1937

Durante los primeros siglos de su historia, Roma creó las instituciones políticas que perdurarán durante casi mil años. La monarquía era una especia de república aristocrática. Un Senado de 100 miembros, que el rey elegía entre los miembros de las familias patricias, tenía como funciones guardar las tradiciones y prestar consejo al rey. Junto al Senado existía la Asamblea Curiada, formada por el pueblo patricio, dividida en secciones o curias. Esta asamblea aceptaba el nombramiento de los reyes, votaba las leyes y desempeñaba funciones judiciales y religiosas.

Durante la república, tres fueron las instituciones de gobierno: el Senado, los magistrados y los comicios. La lucha de los ciudadanos plebeyos por tener un mayor protagonismo político fue constante, y lo consiguieron parcialmente desde el siglo II a. C.

Roman Forum
Foro romano.
Italia, 2007


Los magistrados sustituían el poder de los reyes, ejerciendo el ejecutivo, político y religioso. Las magistraturas eran las siguientes:

El consulado, constituido por dos cónsules que ostentaban el máximo poder militar y civil durante un año. Si existía algún peligro, se nombraba a un dictador, que temporalmente (6 meses) ostentaba el máximo poder y sustituía a los cónsules. Al cesar el peligro, devolvía el poder.

Los pretores (urbano, peregrino y provincial) se ocupaban de los asuntos judiciales.

Los ediles se encargaban del control de calles y mercados, del abastecimiento de víveres y de la organización de juegos y espectáculos durante los días festivos.

Diez tribunos eran encargados de velar por los plebeyos y evitar los abusos de patricios y cónsules.

Los cuestores administraban el erario público y llevaban el archivo del estado. Después se ocuparon también de la administración de las provincias romanas.

Los censores eran dos, elegidos cada cinco años para elaborar el censo.

Una serie de asambleas o comicios, que reflejaban la división social, reunía a los ciudadanos. Tres eran las principales:

Los comicios curiados, formados por los más antiguos patricios, tenía funciones religiosas y recordaban los tiempos de la monarquía.

Los comicios centuriados, organizados según el censo de los ciudadanos, se distribuía en centurias según la riqueza de las familias; elegía los magistrados y votaban ciertas leyes.

Los comicios tribunos, máximo órgano de la soberanía popular desde el siglo II a. C., votaba la mayoría de las leyes.

Roman senator
Senador romano.
Italia, 1960

El Senado, máxima autoridad de la República, representaba el poder político permanente frente al poder temporal de los magistrados, ya que el cargo de senador era vitalicio. De los 100 que eran durante la monarquía, pasaron a 300 en la República, llegando a 900 en el consulado de Julio César. El Senado era un órgano consultivo que inspeccionaba las finanzas públicas y controlaba la política exterior.

Effigy of Julius Caesar
Julio Cesar.
Italia, 1929

Octavio Augusto reunió en su persona todos los poderes de las instituciones republicanas. Asumió estos cargos y poderes de forma vitalicia, para él y sus sucesores, iniciando así el gobierno imperial, altamente centralizado. Las instituciones republicanas sólo tenían ya un valor simbólico. El emperador contaba con un consejo privado, elegido por él entre sus altos funcionarios, que sustituía al Senado. Una estructura semejante de poder centralizado se repetía en el gobierno de las provincias.


Proclamation of the Empire- Emperor Augustus
Proclamación del emperador Augusto.
Italia, 1938

Pero esta estructura política comenzó a quebrarse en el siglo III. Las diferencias entre Oriente y Occidente se fueron agrandando, sufriendo éste una crisis que le llevaría a la desaparición en el siglo V, quedando el imperio de oriente con capital en Bizancio





2 comentarios: